Elio Sayago: EL SOCIALISMO COMO TOTALIDAD

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Elio Sayago: EL SOCIALISMO COMO TOTALIDAD

Mensaje  olarplus el Lun 17 Dic 2012, 10:43 pm

16 de diciembre de 2012 07:41

EL SOCIALISMO COMO TOTALIDAD
ESTRATÉGIA Y TACTICA PARA SOCIALISMO
En primer lugar la realidad, totalidad o vida es una sola y en su transformación permanente se expresa de muchas maneras, de la cual el materialismo fundamentado en la evolución nos presenta como el ser ha venido transformándose y para el estudio una propuesta desde el punto de vista dialéctico podemos hablar de socialismo como totalidad. Sin embargo hablar de algo que no existe solo puede ser presentado en el campo del idealismo, por lo cual ahondaré en la táctica y estrategia para lograrlo partiendo que desde el punto de vista de la totalidad así como el CAPITAL- ISMO centra y condiciona toda la actuación del ser humano en el CAPITAL, el SOCIAL- ISMO debe centrar y condicionar toda su actuación en lo social donde aparece el SER y sus relaciones.
Desde el punto de vista de la planificación cualquier solución, resultado o transformación debe tener como principio conocer el problema o conocer la realidad a transformar, así como, cuál es la solución deseada; razón por la cual en esta reflexión se asume el modelo capitalista como realidad a transformar y el socialismo como realidad deseada y el cómo lograrlo la estrategia y la táctica.
Siendo la dominación el hilo conductor de la transformación capitalista, el socialismo debe buscar la ruptura de ese hilo conductor. En el caso particular de la UBTJR, hemos considerado que la realidad en la cual estamos inmersos y a la cual debemos transformar es el modo de producción, el cual se entiende, por la relación del ser humano con la naturaleza y entre nosotros mismos, siendo el ser humano el centro de la transformación.
Al hablar de socialismo nuestra ESTRATEGIA debe ser lograr la cultura de la corresponsabilidad en la sociedad para lo cual la formación integral continua y permanente de be ser la TACTICA.
En función de esta táctica que debe ir logrando el darnos cuenta de cómo se expresa la dominación para combatirla y cómo en lo cotidiano no somos cociente de que intentamos sobrevivir con un pensamiento que responde a las estructuras, leyes y creencias de la dominación.
Comparto un artículo desde la formación vinculada al Plan Guayana Socialista
FORMACIÓN PARA LA TRANSFORMACIÓN DEL HOMBRE Y EL PLAN GUAYANA SOCIALISTA

En medio de la crisis del modelo económico mundial imperante expresada en crisis financiera, inmobiliaria, en cierre de grandes empresas, de millones de trabajadores en la calle y de calentamiento global de nuestro planeta, Venezuela sigue siendo una referencia mundial de esperanza para los pueblos oprimidos y para la puesta en practica de una política de respeto a la madre naturaleza. Ante los efectos de esta problemática, el presidente de la República asume la necesidad de acelerar el proceso revolucionario y solicita a la asamblea nacional la Ley Habilitante para que EL PUEBLO LEGISLADOR sobre el cual recaen los efectos de la crisis, presenten sus propuestas de solución de problemas que den respuesta tanto a la emergencia como a su dimensión estructural; así, esas voces se conviertan en mandato con fuerza y rango de Ley.

Esta discusión queda abierta a la sociedad venezolana y abarca desde la emergencia producto de las lluvias, los refugios generados, el transporte, la educación, la salud, pasando por el modelo económico y las relaciones internacionales. El debate necesita un marco referencial unificador para que ningún ministerio, ninguna alcaldía, gobernación o institución pública o privada ande haciendo discusiones aisladas de la Venezuela que nos proponemos construir.

Desde la praxis que venimos desarrollando tanto en la Universidad Bolivariana de Trabajadores “Jesús Rivero” como en el plan Guayana Socialista, proponemos suspender momentáneamente nuestras respuestas desde las visiones particulares de la educación universitaria, de la producción petrolera, de aluminio, de hierro, de la legalidad de las relaciones patronales, de la investigación aislada de cualquier fenómeno, elemento o proceso, de la visión particular de la conformación de una comuna o entre otras de la discusión interesada y aislada de la paridad cambiaria. Proponemos un discurso unitario alrededor de nuestra condición de especie humana y nuestra relación con la naturaleza de la cual formamos parte, siempre en la búsqueda de nuestra perpetuidad como especie y por ende de nuestro desarrollo integral (material, intelectual y espiritual). Con esta orientación se define por ejemplo un sistema de educación que permita nuestra formación desde niños hasta ancianos donde este presente el compartir permanente en el tiempo. Ahora, en qué debemos formarnos?, en tener el conocimiento de cómo relacionarnos de manera armónica y sustentable con la naturaleza expresada ésta como hierro, aluminio, petróleo, bosques, agua, aire, piedras, suelos, otros minerales y al mismo tiempo y espacios en cómo nos relacionamos con nosotros mismos para garantizar nuestro desarrollo integral. Así podemos definir las variables de un sistema o modelo económico que regule las relaciones de producción, distribución, intercambio y consumo que garantice nuestro desarrollo integral como especie. En fin cada ministerio, empresa, comuna, todos manejaremos las variables a intervenir para garantizar ese desarrollo integral, garante de nuestra perpetuidad como especie.

Cuando se trata de una revolución, transformación social, desarrollo de las fuerzas productivas, salir de la dependencia tecnológica o del problema central del capitalismo como lo es el individualismo y la competencia, estamos hablando de la TRANSFORMACIÓN DEL SER HUMANO en su dimensión individual, colectiva o social desde el punto de vista dialéctico.

Para el abordaje de la formación para la transformación, se asume la metodología del aprender haciendo con tres condiciones mínimas indispensables:

1. Que los responsables y/o involucrados en la transformación deben sentir la necesidad y tener la disposición de resolver el problema o transformar la realidad que se cuestiona; expresándose la misma a través de elementos materiales, individuales, colectivos o sociales.

2. Tener el conocimiento de la realidad y cómo se transforma: 2.1. Conocimiento de los elementos de la realidad a transformar o problema que se va a resolver (Tiene implícito el ámbito de acción es decir dónde se va a intervenir.)
2.2. Conocimiento de la realidad o solución deseada (Tiene implícito el alcance o qué tipo de transformación se quiere).
2.3. Conocimiento del cómo se transforman los elementos de la realidad.
2.4. Definir los indicadores que nos permitan saber si se está realizando el TRABAJO necesario o transformación deseada.

3. Tener los recursos necesarios, lo cual define la velocidad y calidad de la transformación.

En nuestro caso, donde la transformación se refiere a la transformación de los trabajadores en su dimensión humana, partimos que el contexto o realidad actual en la cual nos hemos desarrollado es el capitalismo, generador de la cultura sobre la cual debemos intervenir, para lograr la transformación deseada.

Desde el enfoque de la economía política, e interpretando el modo de producción capitalista en el cual aun nos desenvolvemos, todos los días, vemos al trabajador como la parte más importante de las fuerzas productivas, convertido en un objeto de trabajo, cuya conciencia está condicionada por la normativa, las leyes o la manera como se organiza el trabajo. Veamos al trabajador que queremos transformar, en sus dimensiones del hacer, del convivir, del ser y de su motivación. Las mismas por su condición humana, no pueden entenderse ni mucho menos intervenirse de manera separada, solo es posible entenderlas de manera dialéctica, como un todo.

Vemos allí al trabajador, con un hacer vinculado a su conocimiento de mecánica, electricidad, instrumentación, operación, planificación o gestión entre otros. Estos conocimientos se materializan de manera fragmentada entre la ejecución práctica, la teoría para el control de las variables del proceso sean estas operativas o administrativas, la planificación y el tomar decisiones. Esta fragmentación del conocimiento o del hacer dentro de una disciplina (mecánica por ejemplo), se repite dentro de las otras disciplinas y entre ellas, consolidando parcelas del conocimiento estructurado a través de descripciones de cargos, e impidiendo la unidad sistémica del mismo. Esa manera de organizar el conocimiento nos convierte desde el punto de vista de la transferencia tecnológica en mantenedores y operadores de procesos, equipos y máquinas de los imperios, a tal punto que ante cualquier falla, sino llega el repuesto del exterior, se para la máquina. Esta debilidad se extiende incluso a los niveles de investigación donde a lo máximo, la investigación es dirigida al campo de los materiales, fortaleciendo nuestra condición de país productor de materias primas más limpias, para que las transnacionales sigan haciendo y vendiéndonos procesos, equipos y máquinas.

En la dimensión del convivir o del cómo se relacionan los trabajadores entre sí, vemos a la organización en la cual se establecen relaciones de horizontalidad o verticalidad entre mecánicos, entre estos y los supervisores, entre estos y los gerentes, es decir un convivir condicionado por una estructura jerarquía y discriminatoria, cuya esencia o principio fundamental es la competencia entre todos y la obediencia a la jerarquía, estructurada por los famosos tabuladores de cargos, las normas y procedimientos. Es en la organización, donde se moldea el hacer diario, condicionando la conciencia de los trabajadores. Cuando la comida, vestimenta y juguetes de sus hijos, las cervecitas que el trabajador se toma, e incluso sus vicios, están amarrados a un salario cuyo monto depende del cargo que ocupe en el tabulador, pero que a su vez, para poder escalar en dicho tabulador, debe competir por el nuevo cargo con su compañero de trabajo. Esta condición impuesta dentro del modo de producción capitalista, impide que entre los trabajadores puedan compartir experiencias y conocimientos de manera voluntaria, natural; consolidándose el valor del individualismo en el trabajador, ya que esta en juego la posibilidad de tener el aumento de salario vinculado al escalafón superior dentro del tabulador, el cual se ganará compitiendo con su compañero de trabajo.

La dimensión del ser o de la conciencia del trabajador, es en si misma un tema bastante polémico, y sólo podrá entenderse, si se analiza de manera dialéctica con su conocimiento como hacer y su convivir condicionado por la organización. Ya explicamos cómo el modo de producción capitalista condiciona la conciencia individualista de los trabajadores, entendiendo por conciencia a la capacidad humana de sentir e identificarse con sus semejantes, con la realidad y sus elementos. Entender la dialéctica de la conciencia, el conocimiento y la organización del hacer de los trabajadores, nos permite responder dos grandes preguntas vinculantes, la primera es ¿porqué todo el mundo esta de acuerdo, en que en la unidad está la fuerza y todo el mundo se la pasa peleando?, y la segunda es, si Jesucristo es un líder amado, respetado e incluso temido por la humanidad y todos sabemos lo que dicen sus enseñanzas, ¿porqué no lo hacemos?, la respuesta definitiva la encontramos en la relación dialéctica de la conciencia, el hacer vinculado al conocimiento y el convivir normado por la organización en la cual estamos inmerso.

Finalmente, la motivación que mueve al trabajador. Evidentemente la opresión y la jerarquía reinante en el modo de producción capitalista, establece al dinero como el objetivo supremo, así como a la jerarquía de poder, como instrumento para manejarlo y conseguirlo.

La importancia de conocer la realidad que debemos transformar, exige y facilita a su vez la propuesta del cómo transformarla, una vez que nos hallamos planteado lo que queremos lograr.

QUÉ CLASE TRABAJADORA ESPERAMOS DE LA TRANSFORMACIÓN?

1. Su unidad del saber y el hacer, logrando un conocimiento integral en lo técnico productivo, socio político y de gestión de equipos, máquinas y procesos que nos permita iniciar el camino definitivo del dominar tecnología para el ejercicio de la soberanía.
2. Una organización del trabajo horizontal y transdisciplinario, con visión sistémica de procesos productivos, de país y de unidad Latinoamericana, donde el conocimiento del ejecutar del mantenimiento y las operaciones, esté complementándose y complementando con el del controlar las variables de los procesos, sean estos operativos o administrativos, complementándose y complementando con el planificar y el tomar las decisiones. Esta organización debe garantizar que la calidad de vida de la clase trabajadora no se consigue de manera individual, por lo tanto los beneficios deben estar contemplado en proyectos colectivo (vivienda, salud, educación, transporte, alimentación, recreación entre otros)
3. Un trabajador convertido en el sujeto transformador de la sociedad, que sienta la necesidad del colectivismo y de la solidaridad latinoamericana.
4. Un ser HUMANO que tenga como valor el ser útil, al prójimo, a la patria, a la humanidad y a nuestra madre tierra a la cual pertenecemos.

CÓMO LOGRARLO?

1. La autoformación integral de los trabajadores, para lo cual ya tenemos la Universidad Bolivariana de los Trabajadores “Jesús Rivero” (UBTJR), cuya tarea principal es la de convertir cada centro de producción en un centro de autoformación integral donde se une el trabajo, la investigación y la formación, donde se logre el absorber, empoderarnos y desarrollar tecnología para el ejercicio de la soberanía. Ya la clase trabajadora ha desarrollado dentro de SIDOR, una metodología de absorción tecnológica, probada en la construcción de más de 30 máquinas de mediana y alta complejidad. En la UBTJR, se asume la formación, como la integración de la formación técnico productiva, socio política y de gestión en equipos, máquinas y procesos con visión de sustentabilidad.
2. Transformando de manera Estructural las empresas: Estatutos, Normas y Procedimientos, misión y visión donde se contemple la inclusión y el Protagonismo de los trabajadores y la comunidad, donde el Control Obrero y Popular a través de los Consejos de Trabajadores, permita el ejercicio de la Democracia Directa. La propuesta de convertir cada centro de producción en un centro de profesionalización integral para absorber, empoderarnos y desarrollar tecnología para el ejercicio de la soberanía, tiene dos grandes ventajas estratégicas. En primer lugar, se rompe con la cultura y excusas de la sociedad de la dependencia y el servilismo al imperio, de que las empresas son solo para producir hierro, aluminio o petróleo, como lo es la misión actual de las mismas. Esto se logra ya que el proceso de empoderarnos y desarrollar tecnología, tiene implícito los sub-procesos de operar, mantener y medir las variables de equipos, máquinas y procesos, lo que garantiza que además de tener la mejor producción en cantidad y calidad, la misma estará inmersa en un proceso superior de liberación conciente de la patria. En segundo lugar, se logra como sociedad, romper con la fragmentación que el sistema capitalista mantiene entre los sub sistemas de educación, investigación y trabajo, dándole coherencia a esta unidad mediante la sistematización del conocimiento técnico, tecnológico y científico de equipos, máquinas y procesos vinculados. Con este proceso de sistematización el Estado estaría materializando el mandato constitucional de unificar la educación y el trabajo como bases para la liberación y estaría orientando la investigación hacia el ejercicio de la soberanía, dándole un objetivo estratégico a la construcción de máquinas donde la investigación de los materiales está contemplada y sumada a la investigación social, como reflexión y construcción permanente de la sociedad. En fin, estaríamos rompiendo con la educación academicista y reproductora de la fragmentación de la sociedad, rompiendo con el trabajo explotador y con una investigación al servicio de las transnacionales.

Finalmente podemos asegurar, que no lograremos transformar al ser humano que queremos, sino establecemos un proceso de aprendizaje que intervenga de manera dialéctica al hacer, al ser y al convivir.

Se trata de enfrentar la segregación que el sistema capitalista a hecho de la humanidad, al separarla de su condición de ser HUMANO, vista desde la cultura Oriental como la unidad del sabio, el monje y el guerrero para referenciar nuestra condición material, intelectual y espiritual, que vista desde la cultura Occidental, pudiéramos hacer una analogía de el conocimiento como intelecto, la conciencia como expresión espiritual y la organización como estructura material de relación del cuerpo y la sociedad. Se trata de reconocernos como fruto del capitalismo que nos ha llevado incluso a jactarnos de obreristas, de intelectuales, de científicos, de deportistas, de militaristas, de espiritualistas, en fin fragmentados o mutilados, como “mochos humanos”.

En este contexto histórico se construye el plan Guayana Socialista, bajo la consigna del presidente de la República, Hugo Chávez Fría de la tercera gran oleada de la revolución bolivariana, signada por el protagonismo del pueblo y los trabajadores. Dicho plan, el cual como proceso social expresa las contradicciones naturales de un proceso de transformación, presenta por una parte, la necesidad de los trabajadores de tener el control obrero, que ha mi juicio personal, es la expresión del cansancio histórico contra la corrupción e ineficiencia restregada a diario en el rostro de los trabajadores, permanentemente por la administración jerárquica establecida en el modelo capitalista, de la cual aun persisten rasgos.

El presidente comandante decreta la creación de las corporaciones del aluminio y la del hierro y el acero bajo control obrero, como mecanismo para eliminar la fragmentación actual, a lo cual se le suma la relación con otras empresas del Estado.

La unidad de los procesos desde la extracción del mineral hasta la transformación del mismo en un producto de uso o de consumo, permite la reflexión de la clase trabajadora sobre el TRABAJO ÚTIL a la sociedad y la mirada holística de un solo proceso y su relación con el entorno

El gran reto para la dirigencia sindical y los trabajadores de Guayana es comenzar el ejercicio de la democracia directa, decidiendo cómo se materializan dichas corporaciones y cómo se organizará, la auto formación de la clase trabajadora.

Si no entendemos, que el proceso de liberación de la clase trabajadora para que de manera consiente, se ponga al servicio de la humanidad, amerita una formación integral, continua y permanente que unifique la educación, la investigación y el trabajo, donde el proceso de absorción, empoderamiento y desarrollo de la técnica, la tecnología y la ciencia vinculado a equipos, procesos y plantas industriales, esté complementada con la formación socio política, en gestión de los procesos y en principios y valores socialistas, todo ello, dentro de una organización incluyente, democrática, horizontal con un funcionamiento donde la transdisciplina prevalezca, con una misión de soberanía y visión de la gran patria en el contexto de hermandad internacional, estaremos arando en el mar.

La transformación del humano capitalista fragmentado o del “mocho humano” al HUMANO individual, colectivo y social, solo será posible con una formación integral, continua y permanente que intervenga dialécticamente el conocimiento integral, la conciencia y la organización de ese conocimiento que ordena el hacer de la clase trabajadora cotidianamente.

Ratificando lo que Albert Einstein señalaba de los resultados en un laboratorio: Si buscas resultados distintos nunca hagas lo mismo.

En nuestro caso, igual, Solo haciéndolo diferente seremos diferentes.

PREGUNTEMONOS SIEMPRES QUÉ ESTAMOS HACIENDO DIFERENTE PARA TRANSFORMARNOS
avatar
olarplus
Admin

Mensajes : 42
Fecha de inscripción : 16/11/2012
Localización : Centro de Formación SIDOR

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.