La autoevaluación colectiva, integral, continua y permanente de la clase trabajadora

Ir abajo

La autoevaluación colectiva, integral, continua y permanente de la clase trabajadora

Mensaje  ramontocuyo el Lun 11 Feb 2013, 2:59 pm

Tema Generador: El proceso de Autoevaluación Colectiva, Integral, Continua y Permanente de la Clase Trabajadora (AECICP).
Por: Ramón E. Tocuyo V.
1er. MOMENTO : MÓDULO II: Estrategia de la Clase Trabajadora : Encuentro(6)

Introducción:

Más allá del desafío histórico que tiene la universidad como organización revolucionaria, clasista, critica y transformadora, predomina en su seno, y es
importante destacarle, el carácter democrático para debatir y tomar decisiones importantes sobre aspectos que pudiesen estar afectando o atentando al colectivo UBETISTA en un momento dado y, considero yo que ese fue precisamente el ejercicio que nos unificó en ese momento y el epicentro de la jornada recién culminada el 8 de febrero. Muy enriquecedora y fructífera.

En esa misma dirección, encontramos en la mayor parte de los trabajos referidos aquí en el foro, desarrollados por las y los camaradas que participamos en el taller de Formación de Orientadores de la UBTJR, ideas brillantes bien fundamentadas, y sólidos argumentos que expresan al unísono que la lucha es contra el orden neoliberal burgués, inoculado y establecido durante tanto tiempo en la conciencia y pensamiento de las trabajadoras y los trabajadores y en el mundo material circundante.

Una de las expresiones de ese orden hegemónico fundamental, parafraseando aquí al Profesor Tomas Vasconi, es la ejercida por la Escuela Capitalista como Aparato Ideológico, que con todo su andamiaje cultural, sociológico y jurídico-político, expresado en planes de estudios, carreras profesionales, pensas de estudios, oficios técnicos, programas de formación y prácticas dirigidas de enseñanza y de aprendizaje, no solo reproducen, sostienen, justifican y legitiman una práctica histórica de dominación y opresión perversa de la clase trabajadora, sino que además de eso, han hecho de ella, un currículum representativo de la realidad, de ese mundo ideal, subjetivo y metafísico; que la gente suele llamar a menudo "el deber ser", sustentado en un sistemas de creencias, normas, ideas y valores, que nos oculta permanentemente la esencia real de las cosas y, en contraposición a ella, nos muestra una apariencia sensible lejana de hurgar, reacia a la critica cuestionadora, desmesurada y fáctica a la hora de defender intereses, es decir, el estado ideal de un mundo surrealista, inmutable y quieto, que en palabras de Ludovico Silva, solía llamar "la lucha de la esencia y la apariencia del mundo cosificado en la formación de la falsa conciencia". Pero el mayor rigor de dominio de ese orden establecido o status quo, lo materializa la "cultura de la evaluación".

Como bien lo señala el camarada Arquímedes en su artículo, en el modelo escolar burgués la evaluación se ha convertido en un arreglo a números y letras para no mejorar ni transformar nada, por el contrario, lo que persigue es desdibujar, desconfigurar y ocultar la realidad objetiva, sus leyes y principios operativos, su verdadera esencia. "Donde listan a los alumnos de mejores y peores, desarrollando así una competencia que deja resultados terribles entre nosotros como seres humanos, incluso promoviéndonos a la exclusión y discriminación social". En ese sentido, prosigue, "la trampa de las calificaciones estáticas de números y letras no son un fiel reflejo de la realidad perceptible", por el contrario, afirma, "debemos construir nuestro propio sistema de evaluación para la UBTJR, con sus categorías declarativas y demostrativas", que se definirá como el proceso de Autoevaluación Colectiva, Integral, Continua y Permanente de la clase trabajadora, AECICP. Además de sus principios, tipos, formas y características particulares.

Algunos principios que deben tomarse en cuenta, relacionados con la nueva estrategia de valoración (la autoevaluación), -no es medición-, del quehacer revolucionario de las trabajadoras y los trabajadores, por parte de quienes hemos asumido el socialismo como el único camino posible para alcanzar los fines esenciales del estado venezolano, como es la construcción de una sociedad justa y amante de la paz, y reconocer a través de la AFCICP y de la organización de la clase en UBTJR, como la estrategia y la táctica para coadyuvar en la consecución de tal mandato, expresión inexorable de la voluntad y de las justas reivindicaciones del pueblo venezolano, son los que nos vincularan con el sacrificio incondicional, con la refriega diaria, la lucha constante y sin cuartel hasta morir; y la de la perseverancia hasta ver cristalizado el sueño de Bolívar, el del Comandante Hugo Chávez y el del pueblo venezolano con su larga carga de esperanza, en una realidad real, concreta, tangible y funcional. Uno de esos principios es la Adultez. La Adultez, para nosotros es asumir el compromiso con la madurez requerida, con la seriedad que implica asumir la tarea encomendada en un momento dado. Con la delicadez y sensatez de los asuntos celosamente confiados, con discreción y sentido de pertenencia. El otro principio es la Responsabilidad: la responsabilidad es responder por los actos cometidos, omitidos y dejados de hacer; responder con creces por los compromisos no cumplidos y humildad en los cumplidos, estar pendiente de todo, en todo momento, resolver con solvencia, responder sobre todo de cuanto le sea solicitado. La Horizontalidad: superar la organización jerárquica, piramidal y estalinista de toma de decisiones por parte de uno o unos pocos, por el modo protagónico, participativo, colectivista, empático, sinérgico y democrático, donde el diálogo, la escucha y el debate permanente entre la mayoría, sea la máxima que nos diferencie y distinga de otras formas de hacer la universidad.

Resulta muy agradable leer en casi todos los artículos presentados por nosotros, una puesta en común de que la UBTJR debe ser un modelo de gestión universitaria claramente diferenciado de los demás centros de formación de alto nivel en el país, circunstancia esta por la cual debemos trascendender del actual sistema burgués de enseñanza y evaluación, -dentro del llamado ámbito o subsistema de "educación superior"-, basado en la lógica reproductora del pensamiento único, o No-pensamiento, al modelo liberador y emancipador de la conciencia, que adicionalmente vaya acompañado de una propuesta critica transformadora, no solo desde sus posturas filosóficas, éticas, doctrinales y científicas, sino también, desde luego, desde una actividad valorativa de los componentes motivacionales, actitudinales y conductuales del quehacer revolucionario de todos nosotros como trabajadoras y trabajadores. Que oriente nuestro modo de ser, de sentir y de pensar, como solo lo puede determinar un ejercicio de Autoevaluación Colectiva, Integral, Continua y Permanente (AECICP) de la Clase Trabajadora.

Los ámbitos en los cuales se puede aplicar la Autoevaluación Colectiva, Integral, Continua y Permanente (AECICP), desde la perspectiva organizativa de la clase trabajadora en UBTJR, son muy variados y diversos. Ya que no solo se evalúan los aspectos de la AFCICP, el Reglamento de Autorganización, de Autocontrol de Estudio, de la actuación de los integrantes de los Equipos de Estudios, sino también se autoevaluaran ámbitos de dimensiones cualitativas como los referidos a la espiritualidad, la intersubjetividad, la interacción social para autoapoyarse, autorganizarse y debatir todo lo que se refiera al freno u obstáculo en el desarrollo integral del colectivo. De allí que la noción de Integralidad y totalidad es básica en una estrategia de AECICP. No todo lo discutido en la jornada del día viernes 8 de febrero fue concluyente, pero sin embargo, hay que destacar que se avanzó en un recorrido importante del mismo y creo que es un gran paso desde mi punto de vista.

La autoevaluación debe realizarse antes, durante u después del proceso de la Autoformación Colectiva, Integral, Continua y Permanente, no en uno de sus momentos. La Autoevaluación debe permitir que nos reconozcamos como clase, No como clase en sí, sino como Clase para sí. Debe también servir para orientar nuestra práctica ético-revolucionaria, el grado de madurez política, la elevación de la conciencia y la profundidad del conocimiento y su tratamiento ideológico. Es Importante leer y comprender el alcance epistemológico de las categorías de análisis existentes en el Materialismo Histórico. Saber distinguir entre que es un concepto y una categoría. Evitar el eclecticismo teórico-metodológico dentro de la opción epistemológica dialéctica.

San Felix, 11 de febrero de 2013. Día del Sociólogo y del Antropólogo.
El Roble por Fuera.

Saludos Cordiales Camaradas.

Sugiero este material para su revisión y que sea de utilidad para el próximo encuentro.
(El método dialéctico de lo abstracto a lo concreto —Una aproximación—, Por Néstor Kohan)
(Dialéctica de lo Concreto, Por Karel kosic)
(Anti manual para Marxistas, Marxianos y Marxólogos, Por Martha Harneker)

avatar
ramontocuyo

Mensajes : 43
Fecha de inscripción : 28/01/2013
Edad : 56
Localización : UBTJR

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La autoevaluación colectiva, integral, continua y permanente de la clase trabajadora

Mensaje  Arquimedes Mundarain el Jue 21 Feb 2013, 4:53 pm

El proceso de AECICP es un proceso continuo y permanente. No podemos confundir el ejercicio de cualificación que hagamos en un determinado momento, con el proceso AECICP en si mismo. No podemos asumir el AECICP como una actividad, ya que es un proceso en donde se evidencia el desarrollo cualitativo del proceso AFCICP, en cuanto al desarrollo del pensamiento.

Arquimedes Mundarain

Mensajes : 222
Fecha de inscripción : 17/11/2012
Edad : 51

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.